viernes, 31 de octubre de 2014

Sigo aprendiendo

Sigo aprendiendo. Aprendiendo de mis errores, incluso de los errores de los demás, que es lo interesante. Aunque también hay quien dice que nadie escarmienta de cabeza ajena. Quizás no del todo.

Sigo también conociendo, conociéndome. Tengo ya cincuenta años, mucha vocación y tambien experiencia como ccornudo y sumiso, aambas cosas a la vez. Pero mi experiencia rara vez ha traspasado las paredes de la vida en pareja y cuando lo ha hecho ha sido siempre cerca del entorno dde nuestra vida social como pareja. Me explico, nunca, ni solo ni con pareja, hemos frecuentaado locales de ambiente liberal o fetichista, conocido gente en ese ámbito, ni fetish ni nada por el estilo.

Mi calenturienta imaginación siempre se ha nutrido -aunque luego haya aportado de su cosecha propia- de publicaciones comerciales, revistas, videos... Y en ocasiones, en mis celibatos de "entreparejas", entrando en chats o contactando puntualmente con alguien afín en páginas web.

Nunca había entrado en una mazmorra como no sea la del "moro Muza" que hay en el castillo de Alhambra hasta que el sábado pasado, siguiendo la voz y el olor de mi Ama entré en una, y sí, se aprenderán cosas nuevas (para uno, claro), pero cuando nos damos cuenta de que la verdadera sumisión es permanecer callados y obedientes a tu Dueña y a hablar solo cuando se te pregunta se puede decir que hemos aprobado la primera asignatura de una larga carrera de fondo, no de velocidad.

No se llega antes por correr más, al contrario, te cansas antes. Si entre Ama y esclavo hay suficiente confianza -y si no la hay es que no es posible esa relación de Dominación-sumisión- el sumiso, el perro fiel estará yá sin que nadie se lo ordene, sumiso, callado, dispuesto, como un perro en medio de una carretero lluviosa esperando a su Ama. Esperando, nada más.

Decía antes lo de la confianza mutua y lo importamte que es pero, ¿quién debe procurarla, demostrarla? Ambos, por supuesto, con las dos manos extendidas boca arriba, diciendo "esto es lo que hay, de frente voy, no me escondo.

"Sigo aprendiendo" (y aprehendiendo) como digo al principio de esta entrada. Y seguiré aprendiendo no solamente de mi Ama, si no de mi mismo, de mis relaciones con los demás, dentro y fuera del ambiente Femdom. Me seguiré equivocando porque soy un ser imperfecto, pero que essas equivocacciones no caigan en saco roto y me sirvan para enriquecerme como ser humano en la vida en sociedad o simplemente como siviente fiel de una Diosa.

Nuestras vidas podrían ser como las carreteras, los caminos, las sendas que vemos en un mapa, se cruzan, se retuercen, se vuelven a cruzar o desaparecen en el horizonte de las fronteras, y rara vez discurren paralelas. Pero digo yo que mientras se crucen esas vidas que cada una y uno asuma su papel si es lo que quiere hacer pero con compromiso y lealtad hacia el otro tenga el rol que tenga.

Habrá quien no me entienda, no me importa cuando habla mi corazón, pero dicho queda. Queden las espadas en el aire.




miércoles, 29 de octubre de 2014

Como un náufrago sediento

Si la misión, si la complacencia, si la autorealización y satisfaccion de un Ama es a través del sufrimiento de sus sumisos lo asumo, lo acepto, hinco mi cabeza, arrastrado por el suelo, frente a los pies de mi Ama, y humillado me ofrezco para que me pisotée, me patée, me escupa y me abofetée, y que lo haga en público o delante de sus amigas para mayor complacencia de Ella y mayor humillación mia.

Pero se sufre más, muchísimo más cuando te ignora durante dias. Os lo aseguro. Y por mucho que me desmotive, que me enfríe, que se me pasen mis "fiebres de sumisión", que me olvide de ella y pase página -o al menos lo intente- el caso es que siempre estoy ahí cuando Ella simplemente chasquéa los dedos.

Y entonces me veréis abrir la boca como un náufrago sediento suplicando y esperando ver caer una gotita de agua fresca en el gaznate.

 

Domina Nath

lunes, 27 de octubre de 2014

A mi me gustaría hablar con mi Ama...

A mi me gustaría hablar con mi Ama cosas como por ejemplo qué tal con la página web que le he creado, ¿le gusta? ¿le aportamos contenido? ¿me va dando instrucciones sobre cómo desea que la acabe?.

Me gustaría preguntarle también qué opina sobre las fotos qque le envié ¿son de su gusto? Imagino que no del todo, porque otra cosa que me gustaría decirle a mi Amada Dueña es que es muy dificil que nadie armado con la mejor cámara fotográfica saque fotos espectaculares en un sitio con muy poquita luz, sin conocerlo de antemano y sin poder prevér la necesidad de llevar flashes esclavos, reflectores, etc. Que uno -sigo queriéndole contar a mi Venerada Diosa- ha hecho lo que ha podido en condiciones pésimas para fotografiar.

Me gustaría decirle también a mi Ama que me preocupa mi privacidad. Que me preocupa que un sumiso que está a varios miles de kilómetros de distancia (o quien sea, vaya) sepa que ya he conocido personalmente por fin a mi Ama (Ella ya sabe quien es), o que sepa que el sumiso que aparece en una foto que ha publicado mi Ama no soy yo. Que sepa esas cosas, me gustaría decirle a mi Ama, me preocupa.

Me gustaría decirle a mi Ama que cuando ella me prohibió comentar cosas con otros sumisos y que si necesitaba de algo o decir algo que para eso estaba el "wasap" para contactar con ella. De mis chats bloqueé a todos los usuarios menos a ella.

Hoy he necesitado decirle algo a mi Ama, y se lo he comunicado por "wasap",como ella me indicó, sin embargo estoy en la soledad de mi blog escribiendo lo que me gustaría contarle a mi Ama.

Me gustaría decirle a mi Respetada y Admirada Dueña que a este sumiso que la adora y que se arrastra a sus pies públicamente (de una forma literal) le gustaría tener una conversación fluida con ella -no por ello abandonando el tratamiento que le debo como ser superior que es- en la que abordar ciertos temas que, pienso, a los dos nos interesa como es la posibilidad de grabar unos videos y comercializarlos. Cosas que requieren atención si no son previstas con antelación como por ejemplo -y sigo con lo que me gustaría contarle a mi Ama- la necesidad de una luz extra para grabar el próximo dia 7.

Sé que soy el sumiso pobre, pero mi Ama ya sabe que soy un buen sumiso y le he demostrado respeto y devoción desde el primer dia que hablé con ella, devoción y respeto que seguiré teniendo por ella siempre pase lo que pase mañana. Y soy persona que lo que digo con la boca lo mantengo con la pluma y lo defiendo con la espada, pues soy hombre de solo una palabra: la que doy y cumplo.

Hay tantas cosas que se van amontonando de las que me gustaría contarle a mi Ama que cuando logro intercambiar cuatro palabras por "wasap" o por chat se me atropellan las palabras en el teclado procurando contestar primero a sus requerimientos, y viéndome incapaz de exponerle mis dudas de sumiso, mis inquietudes de esclavo entregado de tantas, tan atropelladas y tan amontonadas como están.

También me gustaría preguntarle a mi Ama si la foto que me hizo el sábado la ha sacado de la cáamara, si ha sabido hacerlo, si me va a mostrar la foto... Pero bueno, esto al fin y al cabo es secundario. Lo que me gusstaría poderle decir a mi Amada Dueña son cosas que estan pasando por las venas de mi alma solitaria, cosas que no tengo a quién contar porque sencillamente entre mis amigos habituales no saben que estoy en esto del BDSM y la Dominación Femenina.

Conversar con mis contactos de Facebook no me satisface, cada uno y una va a su puta bola, hay mucho tarado y mucho egoísmo, soy exactamente lo que nadie está buscando, por eso me gustaría tener la oportunidad de hablar con mi Ama -con el respeto que un sumiso le debe a su Dueña- y poderme expresar, poderle deccir lo que deseo, lo que yo buscaba cuando la encontré a Ella, todo lo que dejé a medias cuando le entregué mi libertad a Ella, todos los proyecctos que tenía en la cabeza, como me ha estallado todo en la cara si quererlo y como lo veo todo como en trocitos de espejo roto.

A mi me gustaría poderle hablar a mi Ama y contarle todas estas cosas y otras ¿Cuándo me dejará mi Ama hablarle?








¿Los sumisos tenemos sentimientos?

Si, exacto, esa es la pregunta, ¿tenemos sentimientos los sumisos?


miércoles, 22 de octubre de 2014

Ansiedad, pena y frustración

Si, menudo coctel, ansiedad, pena, frustración y hasta yo diría soledad. Menudo coctel para tomar como dessayuno cada mañana.

Pero resulta que es un coctel que me tomo a cada hora, como si fuese una medicina prescrita por una perversa doctora, por una Diosa de la Maleficiencia con el único objetivo de torturarme. O de ponerme a prueba. O por las dos cosas, o por ninguna.

Esa es tal mi situación. Un momento donde no sé distinguir la fantasía de la realidad y no precisamente por patología psiquiátrica, si no porque tanta realidad difusa, tanta realidad escondida, prometida, planteada, prevenida, prevista, previsible es posible, pero no sé cuan de probable. Igual igual que una fantasía.

Pero el escozor por dentro es muy fuerte, mi intranquilidad contínua, mis desvelos permanentes, mis titubeos y nerviosismo son ya una marca persona. Mi comportamiento infantil: inaceptable.

¿Será que mi Ama me quiere así? ¿Será que esta es su forma de pisotearme, de torturarme? Si es así, si ese es su deseo yo me entrego como el rio se entrega al mar, como el azucarillo se entrega al café o mejor dicho, como el guerrero samurai se entrega al seppuku (harakiri). Y esa entrega fortalecerá mi sumisión, mi devoción por Ella, mi amor y fé incondicional por mi Ama. Esa tortura -ahora psicológica, después física- sellará de alguna manera el pacto de renuncia a mi libertad, a mi libre albedría que yo he firmado y sentenciado por Ella.

Si no fuese así, dios, que ni sé quién es ni dónde está, poco le podría demandar a una Diosa como mi Ama, aunque yo me terminaría de inundar de tristeza.




Domina Nath

viernes, 17 de octubre de 2014

Sencillamente aburrido

Sencillamente aburrido, sencillamente roto, desolado. Destrozado por dentro, con el pecho amalgamado, apretado, dolorido. Sin resquicios de sonrisa, sin esperanzas de nada.

Sencillamente decepcionado, abandonado, repudiado, niguneado. Entregado pero ignorado. Con una presencia ausente, con un vacío constante, como un quemazón directo al corazón, a mi alma de sumiso.

No hay palabras con las que pueda explicar esto. Es dolor, mucho dolor, no es humillación, no hay sumisión, no se puede uno entregar a la ausencia, al vacío, a la nada.

Uno no puede ser sumiso a una idea que se ha inventado uno mismo, a una irrealidad, a una fantasía, a una entelequia, a una esperanza que se manifiesta como una estrella fugaz, con su cadencia. Uno no puede desear mas que despertar de esta pesadilla, de esta tortura nocturna (y diurna) gratuita y cruel, y asesina, porque me mata. Uno debe escapar de este infierno de desolación y tristeza, de amargura, de incomprensión, de latigazos de vacío uno tras otro en lo más intimo de mi ser, lo más sincero, lo más real.

Jamás me había mostrado tal cual soy a nadie, jamás me había abierto tanto ante nadie. Jamás me había atrevido a ofrecer tanto a cambio de nada, de un brindis al sol. Pocas veces me había sentido tan avatido, tan anulado, tan dolorido por dentro. Preferiría que me azotara mi Ama hasta hacerme sangrar antes que esta ausencia de ausencias, antes que hacerme pasar por este territorio desierto, por este calvario de lo incomprensible, de lo inhumano, os lo prometo.



lunes, 13 de octubre de 2014

La sumisión a la Dominación Femenina como terapia

No sé si a alguien se le hubiera ocurrido plantear las practicas de Dominación Femenina/sumisión masculina como una terapia a aplicar a tarados perversos (esos si) que se dedican a la violencia doméstica contra la mujer, o violencia de género -no me gusta etiquetar esa barbaridad-.

Lógicamente quienes practicamos, creemos y seguimos una conducta coherente con la Supremacía Femenina -y lo hacemmos desde la cordura pasando por la reflexión, es decir no padecemos una patología psiquiátrica- sentimos no solamente un gran respeto hacia la mujer, en general, sabiendo valorar a nuestras esposas, madres, hijas, hermanas, amigas... como lo que son, mujeres, sino que además nos comportaos hacia ellas con un respeto dificil de entender desde otra óptica folosófica que no sea FemDom.

Entended que practicando FemDom como un juego de pareja -llevándolo al límite que queramos llevarlo en consenso con ella- estamos alimentando ese respeto hacia el sexo femenino que por desgracia no disfrutan de forma natural los degenerados agresores sobre quienes si podríamos claramente una psicopàtía.

Bien sea nuestra forma de vida habitual (24/7) o bien le dediquemos unos ratitos en nuestra intimidad, bien en el entorno de la pareja bien en el de nuestra vida social, la prácctica del FemDom sería equiparable a cualquier sana costumbre como la de hacer ejercicio, comer verduras o leer una hora al dia.

Sabed también que entregarse enteramente a una Mujer que por castigo te va a insultar, humillar, azotar, escupir o violentar no va a menoscabar tu dignidad, si no más bien al contrario. Saldrás nuevo de una sesión con tu Ama con una mayor autoestima, sabiéndote útil -por servil- a loss caprichos de tu Ama.

Tal vez esté delirando, será el hachís. ¿O tal vez no?



Fiesta con Domina Nath en Alicante

sábado, 11 de octubre de 2014

Respuestas a mis preguntas

Respuestas a mis preguntas, las que me hacía el otro dia y que escribí en mi anterior entrada. "¿Puede un sumiso elegir dejar dde servir, obedecer a su Ama?", entre otras.

Eso es como preguntar "¿Puede alguien dejar dde pagar el préstamo ddel coche?", ó -con diferencias, claro está- "¿puede alguien dejar de cuidar y educar a sus hijos?", "¿Puede alguien dejar al abuelo abandonado en una gasolinera?".

La respuesta a todas las anteriores preguntas es sí. Un sumiso puede dejar de servir a su Ama, de la misma manera que podemos dejar de pagar nuestros plazos o aabandonaar a nuestross sseres máss queridos. Pero seríamos unos bellacos, porque la cuestión reside en el compromiso. Y el respeto.

Es decir, que desde el mismo instante en que asumimos ese compromiso, esa responsabilidad lo estamos haciendo conscientes de sus consecuencias -de otra manera aconsejo no hacerlo, no comprometerse-, y esas decisiones las tomamoss como personas responsables que somos y con las ideas, a mis cincuenta años, bien claritas.

Debo reconocer la suerte que he tenido y que tengo de que Domina Nath me haya acogido en su cuadra de sumisos. Para mi es un verdadero honor -sin falso peloteo, no lo necesito, ni me gusta- ser un sumiso propiedad de una Diosa como Domina Nath. Os lo creáis o no ha subido varios tantos mi autoestima. Y eso a pesar de estar bajo la disciplina de una de las Amas más estrictas, exigentes y despiadadas de las que he podido conocer o tener noticias. A pesar de asumir mi inferioridad con respecto a ella mi acctitud sumisa y servil ya no es estéril ny sirvo a una Mujer que se merece ese respeto y esa devoción que yo le dispendo multiplicada por un billón.

El otro dia como taantos otros dias salí a laa calle. Pero esa misma noche anterior había tenido una conversación máas o menos larga con mi Ama. Pues bueno, ese dia salí buscándola, sin encontrarla, claro. Ese día recuerdo que ante su ausencia buscaba una diosa, una deidad sustituna, un ídolo fantástico que me hiciera creer que ya me encontraba frente a mi Ama. No lo encontré. NI conssuelo tampoco.

Encontré mujeres bellísimas por la calle, paseando, muy jóvenes, altivas, estudiantes, trabajadoras, amas de casa todas guapísimas, lindísimas, con cabellos brillantes y largos, con unas piernas de escándalo, de poster dde carlinga de camionero... Pero no encontré ninguna Diosa como mi Ama.

¿Quréis creer que esto fué lo que respondió mi primera pregunta? ¿Podría yo ddejar dde servir a mi Ama? Claro que podría, pero yo he elegido esto.



domingo, 5 de octubre de 2014

¿Puede un sumiso elegir dejar de servir a su Ama?

Esa es la cuestón que planteo ¿Puede un sumiso elegir en un momento dado dejar de servir a su Ama? ¿Y porqué motivos va a hacerlo? ¿Es libre el sumiso de elegir Ama, de tenerla o no? ¿de tener una o tener otra?.

La respuesta lógica sería "no". Que nó, claro, el sumiso no tiene teóricamente poder de decisión sobre si mismo, se ha entregado a la voluntad de su Ama y todo, tanto ccomo su cuerpo como su mente como sus actos, son propiedad y para eso responsabilidad de su Ama. Teóricamente -nos dirán- el sumiso no dispone e esa libertad para dejar de servir a su Ama a no ser que ocurra por propia y legítima volunad de Ella.

Eso está muy bien, esa es la teoría. Luego está la prácctica, la vida diaria, la cotidianidad del sumiso, su realidad confusa, sus anhelos y sobre todo sus frustraciones. Y ahí es donde yo quiero a incidir.

Quizás la primera pregunta que debería hacerme es si puede un sumiso como yo escribir una entrada como esta en su blog sin pedirle permiso a su Ama.

Ama online, de su misma provincia pero a unos cuantos quilómetros de por medio. Ama financiera, jóven, muy bella pero de la que apenas tengamos imágenes en la retina. Muy ansiosa de dinero.

¿De palabra? ¿Es de fiar? Si, todo el mundo es de palabra hasta que no demuestra lo contrario. Yo al menos de todo el mundo (bueno, de casi todo. De los políticos del régimen del 78 no) me fío.

¿Será acaso el problema del sumiso, la duda del sumiso la indiferencia de su Ama? ¿El que le ignore durante varios días seguidos y que lo último que le ordenó -por el chat de Facebook- fueron unas instruccciones, pongo por caso, confusas e inconcretas?

¿Será tal vez problema del sumiso que tras varios años sin Ama y sin perrito que le ladre tiene mucha impaciencia y muchas prisas por sometersse de verdad en una sesion real con un Ama de carne y hueso aunque sea financiera?

Podría ser cualquier cosa de las aquí expuestas. Lo que queda patente es que el sumiso en busca de Ama real, cuando lo que encuentra encuentra es solo Ama online y no hay encuentro real se desmotiva, se desespera, se desmorona. ¿Debe es ese caso el sumiso armarse aún más de paciencia -ojo, no somos el santo job- y seguir esperando? Tal vez, no digo que nó, pero enseguida nos asaltaría otra pregunta ¿Esperar hasta cuando?

Si os fijáis todo son preguntas. Hasta el título de esta entrada es la formulación de una pregunta, tan sencilla en su enunciado como dificil de contestar. Os preguntaréis también quién ess ese sumiso tipo. Los hay, desde luego que los hay, y quizás lo sean la inmensa mayoría. Sumisos a cientoss, a miles haciéndose sus "pajas mentales", no contemplando videos como un serviddor si no maanteniendo una relación como sumisso con un Ama online a la que nunca se la vé realmente, tridimensionalmente, en carne y huieso, en persona. Eso es como quien tiene una "tia en graná, que ni tiene tia ni tiene ná". Porque lo qque el sumiso quiere es ser pisoteado como una muñeca rota, azotado con su propio cinturón, someterse ciegamente, atado e inmovilizado, sin condicioness, sin límites a ssu Ama. Y llorar por su ausencia.

Habrá sumisos que ya estén ecchando cuentas -porque al fin y al cabo la historia de la Dominación-sumisión es siempre la misma, ya sea la mujer sobre el hombre, que el estado sobre el ciudaadano: el dinero.- y estén penssando juntar unoss euross para, en la primera ocaasión que surja, buscarse una diosa profesional (de esas que obran milagros por encargo) o una puta dómina (calificativo por otra parte tan respetable para mi como puede ser carpintero o médico), pagarle loss servicios que cueste una sesión Femdom y ssantas pascuas. Y a otra cosa, mariposa, o hasta la próxima.

Eso de estar venerando constantemente a un Ama cuya única constancia de su existencia es electricidad, barbarie y luminiscencia en la pantalla del ordenador es un despropósito. El sumiso lo es porque siente y tiene una vocación de servir, y cabría esa servidumbre por los cables de internet, pero no es mi caso. Yo a mi edad busco no solamente lo tangible, lo real si no personas con las ideas claras y con la azotea muy bien amueblada. Por lo tanto -una pregunta más ¿Qué podría yo aconssejarle a ese sumiso que me hace la preguntaa del título?


Domina Nath
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...